Así quedarían las nuevas reglas de juego para las fotomultas en Colombia

Un borrador del Mintransporte detalla que nuevas cámaras deberán pasar varias pruebas para operar. Las actuales también se revisarían.

Las ‘gabelas’ que tenían algunas entidades públicas y varias empresas privadas con el negocio de las fotomultas están próximas a recibir su estocada final.

Lo anterior, si se tiene en cuenta el más reciente borrador de resolución publicado por el Ministerio de Transporte para la nueva regulación que entrará en vigencia este año y que acaba dicho negocio.

En principio, el documento señala que para instalar u operar las fotomultas se deberá acreditar su necesidad, con base en uno de estos términos: siniestralidad, prevención, movilidad o historial de infracciones.

Por su parte, el Ministerio de Transporte deberá autorizar a la autoridad de tránsito interesada en instalar y/o operarlas, excepto cuando se trate de procedimientos de detección que se hace con dispositivos móviles (‘smartphones’, por ejemplo).

No obstante, todas sí deberán estar señalizadas: en el caso de que se trate de una cámara en una vía nacional (concesionada o no concesionada), tendrá que señalizarse 500 metros antes del punto. Si están ubicadas en vías urbanas, el borrador de resolución dice que la señalización “deberá ubicarse a una distancia razonable”, sin especificar una cifra exacta.

Eso sí, cuando la vía tenga varios accesos al punto de detección, cada uno deberá estar señalizado. Y si se trata de detecciones apoyadas en dispositivos móviles, se deberá adicionar en la vía señales visibles que informen que es una zona vigilada por cámaras o radar, antes de que inicien dichas zonas.

OTRAS REGLAS

En este orden de ideas, los privados interesados también deberán presentar un archivo digital especificando la ubicación exacta de dónde quedaría la cámara de detección, el trazado del corredor, qué elementos de señalización existen allí y dónde quedarían los avisos.

Una vez se presenta la solicitud, el Gobierno tendrá dos meses para pronunciarse, ya sea aprobándola, negándola o solicitando algunos ajustes.

El Ejecutivo también tendrá la tarea de revisar las actuales fotomultas que están en el territorio nacional, para lo cual los operadores existentes deberán tener tramitada y avalada la autorización del Ministerio de Transporte en un plazo menor a 6 meses, empezando a contar cuando salga la resolución definitiva. Si no lo hacen, no podrán seguir operando las cámaras. No obstante, si los pasan, sus contratos no serían modificados y seguirían recaudando los mismos valores.

En cuanto a los comparendos realizados por este medio, la validación del mismo deberá realizarse, a más tardar, dentro de los cinco días hábiles siguientes a la ocurrencia de la infracción, so pena de quedar inválida.

Para los temas de revisión y supervisión, la Agencia de Seguridad Vial y la Supertransporte serán los vigilantes en el sector.​

Fuente: Portafolio

Imagen: Archivo Portafolio

No se admiten más comentarios